Es complicado explicar el marketing de contenidos, casi resulta mejor eso de no lo digo, lo hago. Un ejemplo como toda explicación. Aquí va uno:
Desde Glasso hablamos con los comerciantes de La Zona en Santutxu. Les dijimos de hacer un vídeo sobre La Zona, algo inspirado en los famosos grupos No eres de si no…, esos que triunfan en Facebook. La idea les encantó y nos pusimos en acción.
Recopilamos frases al estilo: no eres de La Zona si no comiste los bocatas de Sergio, No eres de La Zona si no sabes por qué el bar Pi se llama así o no eres de La Zona si no has dicho voy a salir a tomar una y has acabado en el Kaban a las 7 de la mañana.  Con esa lista y cámara en mano salimos a la calle. La gente decía las frases y le agregaba a alguna anécdota jugosa y pertinente.
Así, entre risas y emociones, construimos un pedazo de historia de La Zona. Una historia contada por la gente que habita y conoce ese espacio. El vídeo ya está en las redes sociales y es un éxito. Un éxito de los bares y comercios que lo promovieron y firmaron. Ellos ofrendan al barrio contenido que hace identidad, que consolida el sentimiento de pertenencia y que los liga con sus clientes. Además, el proceso de grabación en el barrio genera expectativas y divertimento, es una actividad más promovida por los comercios. Y como si eso fuera poco, una vez terminado el vídeo, los bares lo proyectaron en sus locales como si fuera una película. Todo un acierto.
Eso es hacer marketing de contenidos, es ofrecer a tu clientela algo que no te pide, pero que les hace bien, que les resulta útil. Es demostrar que los entiendes y piensas en ellos y ellas. Muy costosa es la publicidad que te pueda dar todo esto.
Ahora en la productora Glasso ya tenemos otra forma de explicar qué es el marketing de contenidos o inbound marketing. Ahora pondremos como ejemplo el vídeo de los bares de La Zona en Santutxu.